Como líderes en instalación y mantenimiento de tarimas y parquets sabemos que es la mejor opción para el suelo de tu casa, pero para poder disfrutar de él al máximo lo idóneo es que tengas cuidado de no dañarlo.

La humedad no se lleva bien con la madera, así que si se moja tu parquet, rápidamente sécalo para evitar cualquier problema. El agua puede llegar a hacer que las tablillas se pudran o se deformen. Para secar el parquet puedes usar cualquier papel de cocina o de periódico, es muy importante nunca usar aparatos eléctricos como secadores de pelo o calefactores para secarlo, ya que aplicado directamente podría dañar el suelo.  

Hay que evitar lo máximo posible utilizar el mismo calzado que el de la calle, en los zapatos se quedan todo tipo de partículas de polvo y tierra que pueden terminar rayando el suelo. Además, puedes traer de fuera chicles, suciedad o sustancias químicas corrosivas para la madera. Si vas a usar el mismo tipo de calzado por lo menos recuerda poner un felpudo en la puerta, pero recuerda que el parquet es el suelo ideal para andar descalzo. Para evitar dañar el suelo es tan importante descalzarte tú, como el calzar tus muebles. Si sillas o armarios se desplazan sin protección pueden dejar marcas para siempre.

Como expertos en instalación y mantenimiento de tarimas y parquets sabemos que al igual que la humedad los rayos UVA también pueden afectar a la madera. El sol puede hacer que pierda color tu parquet, así que evita que pase demasiado tiempo expuesto a la luz solar usando las cortinas en las horas centrales del día.  

En Parquets Nortepar, S.A. sabemos que la madera es la mejor opción para tu suelo y lucirá mejor si sigues estos sencillos consejos.