Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

I+D ¿ rescate a la construccion?

Publicado: 15 de Octubre de 2013

¿Podría el I+D rescatar a la construcción?

Ahora es el momento de decir: reinventarse o morir.

     Construir un edificio de calificación energética 'A' no es un coste, es una inversión.

C. GARCÍA-PANDO - El sector de la construcción en España ha pasado del Cielo al infierno en menos de una década. La actividad constructora, que representaba el 10,8% del PIB en 2006 durante el pleno ‘boom’ del sector inmobiliario, en 2011 se rebajó al 6,5%. Según las últimas estadísticas de viviendas iniciadas y de hipotecas contratadas, no se espera que vaya a remontar a corto plazo… ni a tampoco a medio.

¿Qué debe hacer el sector de la construcción? Como muy bien reza el sabio refranero español, ahora es el momento de decir: reinventarse o morir. No obstante, al I+D+i no se le ha tratado muy amablemente en España desde que empezó la crisis. En 2012 se estrenó con un recorte histórico del 25% en las partidas de los Presupuestos Generales del Estado. Aunque para los PGE de 2014 se haya aumentado un 3,5% respecto a los PGE de 2013, la cantidad total que es de 6.139,99 millones de euros, se sitúa a niveles de 2005, un aumento simbólico que no sirve para reflotar la actividad científica española… y menos a los sectores que pretende ‘resucitar’ como el inmobiliario.

La clave: ‘i’ de innovación

El capital privado tiene actualmente más capacidad para invertir en nuevos métodos y materiales que vayan destinados a mejorar y abaratar la construcción. Recientemente, ha nacido la Agrupación Empresarial Innovadora para la Construcción Eficiente (AEICE), formada por empresas de investigación e innovación, universidades y centros tecnológicos con este propósito. “La I+D-i es una de las líneas estratégicas que el sector de la construcción tiene para salir de la crisis, sobre todo la ‘i’ de innovación”, señala Enrique M. Cobreros García, director técnico de AEICE Construcción Eficiente. “Es imprescindible un cambio de cultura de las pymes del sector -que suponen más del 90% del mismo- que permita la implicación de las mismas en los procesos de innovación. Para ello, es fundamental la cooperación entre las mismas”, explica Cobreros.

La industrialización en el proceso de elaboración de los materiales es una de las claves por las que apuesta esta asociación, así como la reutilización de materiales constructivos. El plan ‘W-haus’, presentado a la convocatoria europea ‘Life Plus 2013’ es uno de ellos: construcción de elementos modulares industrializados con base en madera de Castilla y León para inmuebles residenciales. Otro proyecto presentado a ‘Séptimo Programa Marco’ consiste en la gestión de residuos de la construcción o la fabricación de elementos modulares de alta eficiencia energética para fachadas.

O se innova o se pierde

Estos proyectos o procesos de fabricación tienen el mismo objetivo: hacer más eficiente el uso de la energía en la vivienda y abaratar y optimizar los procesos de construcción. Stefan Junestrand, arquitecto y director general del Grupo Tecma Red S.L. pone como ejemplo las tan escasas y valoradas casas de calificación energética ‘A’: “Construir un edificio con el objetivo de obtener una calificación energética ‘A’ no es un coste, es una inversión. El dinero invertido en las mejoras energéticas, es recuperable a corto-medio plazo, gracias a un mayor ahorro en la factura energética para el usuario, y si la vivienda es para vender, se recupera en el precio de venta, ya que este tipo de edificios son más atractivos en el mercado”.

La carrera ha empezado. Al igual que ha ocurrido en el segmento de los electrodomésticos o en el automovilístico, cada vez más los empresarios tienen en cuenta el consumo y las emisiones del mismo para lanzar nuevos productos, pues son marcas inequívocas de un diseño tecnológico avanzado y de calidad. La desventaja del sector del ladrillo es que tras el ‘crash’ inmobiliario y la escasa edificación iniciada la renovación se ralentiza. “Ahora existen menos proyectos de innovación en marcha que hace años, pero las empresas constructoras saben que o se mejora cada cierto tiempo o deja de ser competitivo”, afirma el ingeniero del Grupo de Investigación de Tecnología de la Construcción (GITECO) de la Universidad de Cantabria, Daniel Castro Fresno. “Los procesos constructivos, los nuevos materiales y las nuevas tecnologías evolucionan muy rápido, por este motivo es necesario estar innovando continuamente”, remata.

¿Renovables si o no?

Aún queda mucho camino por recorrer en nuestro país. No hay más que ver los escasos logros que han obtenido las energías renovables aplicadas a la vivienda, que sin embargo, son imprescindibles para un futuro. “Para el consumo energético de los edificios se lleva tiempo desarrollando nuevas soluciones de energías renovables, como geotermia, placas fotovoltaicas, etc. que por un lado hacen los edificios más independientes de fuentes energéticas externas y ofrecen nuevas posibilidades de servicios. Aunque son una ventaja para la gestión energética en la construcción, no son un requisito a corto plazo”, destaca Junestrand. “¿Pero hay alguien que sea capaz de imaginar el futuro de este mundo sin renovables? Quemamos a tal velocidad, que algún día no habrá nada que quemar”, sentencia Castro.

Algo que el director técnico de AEICE Construcción Eficiente achaca a la falta de apoyo por parte de las administraciones: “Desde hace unos años hasta hoy, ha ido aumentando el uso de renovables en viviendas, habiéndose llegado a conseguir ratios de amortización muy interesantes gracias al avance de la tecnología necesaria, pero está por ver ahora cómo afectará la nueva reglamentación, que en un primer análisis, no parece que siga una línea favorecedora”. Estos sistemas aún no están estandarizados. La edificación sigue ‘en pañales’ en lo que se refiere a innovación y con lo desvalido que está el sector en lo que se refiere a financiación, hacen falta empresarios y científicos valientes y emprendedores que apuesten por nuevas fórmulas que despierten del ‘coma’ al ladrillo.

via PISOS.COM

haz clic para copiar mailmail copiado