Cuida tu parquet también en invierno

Cuida tu parquet también en invierno


Durante los meses más fríos del año, los parquets y tarimas requieren cuidados especiales para evitar los típicos problemas relacionados con el deterioro de pavimentos en otoño e invierno. De acuerdo con las zonas geográficas y sus características climatológicas, el parquet puede presentar uno u otros problemas, siempre relacionados con la humedad relativa del aire.

Y es que, la madera es un material higroscópico, o sea, que cuenta con la capacidad de absorber la humedad del medio circundante. Por ello, es tan importante cuidar el medio y proporcionar unas condiciones óptimas - tanto para la salud de la madera como para el bienestar de las personas. En este sentido, la humedad de una habitación debe estar entre el 50% y el 70% en zonas costeras y un poco menos en las zonas del interior.

En esta época del año, es común constatar una baja de la humedad ambiental. A ello se debe, en gran parte, el resecamiento producido por los sistemas de calefacción. En contrapartida, en viviendas que no están aisladas y con altos niveles de filtración, la humedad relativa del aire sufre un aumento considerable.

La aparición de humedades casi siempre está relacionada con el desgaste de parquets y tarimas por lo que es conveniente utilizar un deshumidificador para controlar la calidad del aire. Si el ambiente está muy seco y se registra una pérdida excesiva de la humedad, es recomendable el uso de humidificadores que puedan aportar la humedad adecuada al ambiente.

En cualquier caso, si notas algún tipo de desperfecto en tu parquet, es conveniente avisar a un profesional para que valore los daños. En Parquets Nortepar te ofrecemos una gran variedad de suelos de madera, adecuados a tus necesidades y presupuesto. Consúltanos y te asesoraremos sin ningún compromiso.

haz clic para copiar mailmail copiado