Como empresa con experiencia en acuchillados de parquet en Gijón, queremos aprovechar esta entrada del blog para hablarte de este proceso y también para proponerte una alternativa: la instalación de una tarima flotante nueva.

La tarea de acuchillar el suelo de parquet implica más tiempo y es más trabajosa que la colocación de una tarima flotante completamente nueva.

Podemos necesitar un acuchillado del parquet por varias razones. Normalmente, es un proceso que hay que realizar cada 8 o 10 años para garantizarnos un mantenimiento óptimo del suelo.

Como expertos en acuchillados de parquet en Gijón, queremos que sepas que el objetivo de esta tarea es corregir las imperfecciones del suelo, tales como manchas de humedad, arañazos y golpes, cambios de color producidos por un efecto prolongado de la luz solar, etc. Para llevar a cabo este trabajo, hay que usar una máquina especial que, mediante una lija gruesa, va eliminando el barniz e igualando la superficie para acabar con los desperfectos.

Si no quieres acuchillar el parquet, puedes optar por la instalación de la tarima flotante, más resistente que el parquet en relación a los arañazos, golpes, manchas, etc. Además, ten en cuenta que estos suelos suelen tener una garantía de unos 20 o 25 años.

A diferencia de la tarea de acuchillar el parquet, puedes tener colocada la tarima flotante en 24 o 48 horas. Y lista para empezar a utilizarla.

No dudes en ponerte en contacto con Parquets Nortepar, S.A. si quieres saber más sobre la instalación de la tarima flotante, un proceso rápido, limpio y sencillo.