Como expertos en el suministro parquets en Gijón, conocemos muy bien las diferencias entre los diferentes suelos de madera o imitación que existen en el mercado. Por ello, hoy vamos a explicarte las diferencias entre dos tipos de suelo que son utilizados de manera frecuente por nuestros clientes: el parquet y la tarima flotante.

Puede que no sepas diferenciarlos a simple vista, ya que el acabado final es bastante parecido. Sin embargo, como profesionales del suministro parquets en Gijón, podemos decirte que su diferencia principal radica en el espesor con el que cuentan y la forma en la que se instalan.

Así, el parquet tiene un espesor de 1 cm y se forma a partir de tablillas de madera de ancho y longitud a gusto del consumidor (aunque no suelen tener más largo que 45 cm por cuestiones referentes a la facilidad de instalación y posterior mantenimiento). Por su parte, la tarima flotante cuenta con menos espesor, en función de si es de madera (unos 14 milímetros) o sintética (unos 8 milímetros).

Además, está la forma en la que se colocan ambos suelos. El parquet se instala pegado sobre la base del suelo, previamente nivelado, y posteriormente se acuchilla y se barniza. Para estos usos las maderas preferidas son las de roble y pino.

La tarima flotante, como su nombre indica, no va pegada al suelo sino que 'flota' sobre el mismo. Las tablillas de este suelo van unidas como si de un puzle se tratara, con un sistema denominado machihembrado o pegadas con cola, por lo que encajan a la perfección.

Si quieres instalar alguno de estos tipos de suelo en tu hogar u oficina, no dudes en contar con nosotros. 

En Parquets Nortepar, S.A te atenderemos un grupo de profesionales y te asesoraremos sobre la mejor solución para tu caso particular. Más de 40 años de experiencia nos avalan.