Desde nuestra empresa ofrecemos servicio de instalación de parquet en Gijón. En este artículo te vamos a presentar como se clasifica el parquet atendiendo a dos factores relacionados con su colación: el modo en que se instala y la manera de fijar sus piezas.

Si nos fijamos en la manera de instalarlo, nos encontramos con tres posibilidades: el parquet encolado, la tarima y los flotantes. A continuación veremos qué es lo que caracteriza a cada una de estas modalidades de instalación de parquet en Gijón.

Como podrás suponer, el parquet encolado se basa en encolar el parquet directamente al suelo. Si el pavimento no estuviese previamente barnizado, lo habría que lijar y barnizar con, por lo menos, dos manos de barniz.

Cuando nos referimos a la tarima hablamos del parquet macizo machihembrado que se instala clavándolo sobre una base de listones de madera. El conjunto final se denomina entarimado. Cuando el pavimento no es de madera, no sería lo más correcto llamarlo tarima.

Los flotantes son aquellos pavimentos de madera o sintéticos que se instalan sin fijar al propio suelo, sino entre las piezas. Se acostumbran colocar sobre una base de espuma de polietileno de aproximadamente tres milímetros de grosor. Esta base es muy útil como aislante de la humedad, del ruido, para un mejor aprovechamiento térmico y, también, para amortiguar las irregularidades que pudiesen presentarse en el suelo.

Atendiendo a la fijación entre las piezas del parquet encontraríamos los siguientes tipos: los encolados, fijados con cola; los clavados, clavados a unos listones o en sistema flotante; y los de clic, un sistema de fijación que no emplea la cola.

En Parquets Nortepar, S.A. contamos con más de 35 años de experiencia en nuestro sector.