Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta que tenemos las empresas de parquet en Gijón en el proceso de colocación de parquet, es el tipo de barniz que utilicemos para rematar la obra. De su elección depende tanto el aspecto final del suelo colocado, como de su duración. Un error muy común es pedir a los instaladores que utilicen el barniz más duro que exista. Al contrario de lo que se pretende, el barniz más duro es también extremadamente frágil, tanto que el impacto de un objeto que caiga al suelo, puede romper el barniz agrietándolo.

El mejor barniz que debemos pedir a las empresas de parquet en Gijón es uno que conserve nuestra madera sin provocar variaciones de color. Un barniz que tenga un buen filtro solar, que sea resistente al agua, a los productos químicos y al desgaste. Hay diferentes tipos de barniz diferentes: 

De urea-formol, muy económicos y por eso han sido tradicionalmente los más utilizados. Sin embargo, son muy poco recomendables por la toxicidad de sus gases durante el proceso de secado y también por sus malos resultados.

El barniz de poliuretano es mucho más resistente al desgaste, a la humedad… Sin embargo, tiene el inconveniente de que amarillea con el paso del tiempo. En la mayoría de las instalaciones comerciales que eligen un pavimento de parquet se emplean habitualmente barnices al agua, de una resistencia mucho mayor que los restantes tipos, aunque también de un precio más alto.

Por último están los barnices de base oleaginosa, aceites que penetran en la madera revitalizando sus colores naturales y protegiéndolas de la luz UV y de la humedad. 

En próximos artículos en el blog de Suministros y/o instalación de tarimas y parquets podemos hablar de los diferentes acabados que podemos conseguir con el barnizado.